naturahumana

un portal web que difunde
la ética y el respeto como vía de
solución a la crisis de valores actual


      
cartel2.gif

Ética Animal

Desde tiempos remotos, los seres humanos hemos considerado a los animales no humanos como meras propiedades, atribuyéndonos el  pleno derecho de disponer de ellos para nuestro provecho, desde usarlos en estudios científicos para beneficio de su propia salud y estética, criarlos y explotarlos para consumo, vestirnos con sus pieles o para diversión.

 De ahí nace el término especismo , un término acuñado en 1970 por el psicólogo Richard D.Ryder quien lo aplicó para describir la existencia de una discriminación moral basada en la diferencia de especie animal. La discriminación especista presupone que los intereses de un individuo sintiente son de menor importancia por el hecho de pertenecer a una especie animal determinada. Actualmente esta discriminación es una actitud bastante común en todas las culturas excepto en la cultura jainista y budista.

La discriminación especista y otras discriminaciones como el racismo o el sexismo entre los humanos, es el reflejo de una sociedad carente de valores morales y éticos; una sociedad carente de sabiduría y comprensión.

De acuerdo a lo que el Dr.Edward Bach escribió en su libro “Curese Usted mismo”, cuando nos damos cuenta de que el Amor y la Unidad son las grandes bases de nuestra Creación, y de que la conquista del mal y del sufrimiento se logrará gracias al cariño y al amor ¿ donde caben en este cuadro tan hermoso prácticas como la vivisección o la implantación de glándulas en los animales? ¿Seguimos siendo tan primitivos, tan paganos, que continuamos pensando que con el sacrificio de animales nos libraremos de los resultados de nuestras propias culpas y errores?

Hace cerca de 2.500 años,  Buda demostró al mundo lo equivocado del sacrificio de criaturas inferiores. La humanidad ha contraído ya una deuda muy grande con los animales a los que ha torturado y destruido, y lejos de beneficiarse el hombre con tan inhumanas prácticas, solo se perjudica al reino animal como humano. Que lejos hemos llegado, nosotros occidentales, de los hermosos ideales de la vieja Madre India, cuando el amor por las criaturas de la tierra era tan grande que se enseñaba y se entrenaba al hombre a curar enfermedades y heridas no sólo de los animales mayores, sino de las aves. Además, había santuarios para todo tipo de vida, y tan reacia era la gente a hacer daño a una criatura inferior, que se negaban a atender a un cazador enfermo si no juraba abandonar la práctica de la caza.

               

ES NUESTRO DEBER MORAL VALORAR LOS INTERESES Y LAS NECESIDADES DE TODOS LOS INDIVIDUOS QUE COMPARTIMOS EL PLANETA.

SOLO ASÍ, RESPETÁNDONOS  LOS UNOS A LOS OTROS,  LOGRAREMOS DEL MUNDO UN LUGAR JUSTO Y ARMONIOSO PARA TODOS.

  

Un país, una civilización se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales.     Mahatma Gandhi

 

Artículos relacionados:

Ética mas allá de la especie

Mi otro prójimo (Fernando Vallejo)

El Camino hacia Satyagraha, Ghandi

La base moral del vegeterianismo, Discurso de Ghandi